Acupuntura y punción seca

Esta técnica de tratamiento se utiliza en el dolor miofascial, específicamente en el tratamiento de los llamados puntos gatillo miofasciales (PGM). Se provoca un máximo acortamiento de un músculo y son los causantes de dolores referidos (a distancia).

La técnica consiste en la punción del músculo (en una banda tensa situada dentro del PGM) con una aguja estéril de acupuntura con el objetivo de destruir la placa motora, estimular el receptor muscular (huso neuromuscular) tras un espasmo local, disminuyendo de forma inmediata el dolor que tiene el paciente y produciendo una relajación muscular refleja con aumento de la elasticidad muscular. El sistema nervioso central comienza el proceso de regeneración del músculo dañado, llegando más nutrientes, y apareciendo relajación del músculo y desaparición de los síntomas como el dolor local y el dolor irradiado.

La característica de ser una técnica local con la que llegamos hasta el PGM de forma directa, hace de la misma una de las técnicas más efectivas en el tratamiento de las deficiencias que presentan nuestros pacientes (como puede ser dolor o limitación de la movilidad) relacionadas con problemas musculares.

¿Cómo sabes que tienes un PGM?

El dolor de los PGM es un dolor “sordo”, difuso, a veces con sensación de pesadez, tirantez, presión, hormigueo, calor-quemazón y que se distribuye por territorios bien definidos para cada músculo

Ciertamente genera una sensación molesta durante unos 2 o 3 días que mejora con calor y estiramientos. Transcurrido este tiempo desaparecen los síntomas.

Debido a la sensación que provoca la punción seca y viendo los resultados tan beneficiosos para el paciente, en nuestros centros trabajamos de una manera menos invasiva combinándola con otras técnicas.

Por nuestra experiencia y formación, nos hemos dado cuenta, después del tratamiento de múltiples pacientes, que la combinación de esta técnica con terapia manual y electroterapia, además de ser más agradable, es más eficaz..